Vuelta al cole divorcio separacion consejos legales

Vuelta al cole en caso de divorcio: 5 consejos legales

La vuelta al cole es siempre un momento delicado para niños y padres: toca volver a la rutina, invertir en material para el nuevo curso, plantearse la posibilidad de clases extraescolares o de apoyo, idiomas, actividades deportivas… La situación puede complicarse en caso de que recientemente hayamos pasado por una situación de divorcio o separación: la nueva rutina de los hijos en común se complica y se hace necesario alcanzar pactos para que la nueva situación afecte lo menos posible a los hijos. En este post tratamos de arrojar luz sobre algunos de los puntos de conflicto más comunes entre los progenitores, y lo hacemos desde un punto de vista legal pero, sobre todo, humano: el sentido común (y la ley) nos obliga a pensar en el interés superior del menor como máxima a la hora de tomar decisiones.

1. ¿Quién asistirá a las reuniones con los profesores en caso de divorcio?

Si los padres no tienen una buena relación entre ellos y no quieren compartir una reunión con el profesor de sus hijos, pueden hacerlo por separado. Ambos tienen derecho a estar al corriente del día a día de sus hijos en el colegio, de cómo evolucionan académicamente, de sus amistades, su evolución personal, etc. Es por ello que los progenitores pueden hablar con los profesores y explicarles que se encuentran divorciados o separados y que, por lo tanto, requieren poder tener entrevistas por separado con ellos y que desean tener toda la información que se vaya proporcionando durante el curso por duplicado. De esta forma, ambos estarán al día de la evolución de sus hijos.

¿Pueden ir los progenitores turnándose los viajes para ir a recoger a sus hijos?

En función del sistema de guarda y custodia que tengan establecidos los progenitores en relación a sus hijos, pasarán más o menos tiempo con ellos, por lo que lo más probable es que no siempre sea el mismo progenitor quien se encargue de acompañar y recoger a su hijo del colegio. Por ello, es aconsejable hablar con los profesores a fin y efecto de prestar una autorización firmada por los dos, en la que se establezca qué días irá un progenitor u otro. De esta forma, los profesores pueden tener el control sobre quién se lleva a los niños cada día.

Asimismo, si un día tiene que ser una abuela, por ejemplo, quien se encargue de recoger a los menores, también es bueno comunicarlo al colegio para que, al igual que los niños, el centro escolar esté informado continuamente sobre la vida de los menores.

¡Que las tensiones entre los progenitores no afecten a los hijos! Los menores tienen que ir al colegio

En nuestro país es obligatoria la escolarización hasta, al menos, los 16 años. Si los hijos menores de edad no asisten al colegio regularmente, podría tener consecuencias para los progenitores, ya que se estaría dejando desamparados a los menores, lo cual podría implicar la intervención de los Servicios Sociales. Si los progenitores no cumplen con sus periodos de guarda o regímenes de visitas, en vez de intentar apaciguar la situación compensando días que correspondían a uno u otro por problemas o tensiones entre ellos, es mejor iniciar un procedimiento de Modificación de Medidas Paternofiliales o Ejecución de Sentencia y, si todavía se encuentran en procedimiento de divorcio o de separación, intentar mediar entre las partes a través de abogados, intentando en todo momento que los menores sufran lo mínimo posible la situación del divorcio y que su día a día se vea lo menos perjudicado posible. Esto implica que tienen que acudir a su colegio como los demás niños cada día.

¿Puede el padre o madre cambiar de colegio a sus hijos sin el consentimiento del otro progenitor?

Los padres y madres de los menores nunca podrán cambiar de colegio a sus hijos sin la autorización o consentimiento del otro progenitor. La única excepción es que la patria potestad de los menores la tenga atribuida solamente uno de los progenitores.

La patria potestad no es lo mismo que la guarda y custodia. Normalmente, la patria potestad la comparten ambos progenitores, precisamente para que puedan tomar todas las decisiones importantes que implican a sus hijos de manera conjunta. Mientras, la guarda y custodia puede ser atribuida únicamente a uno de los dos y establecer un régimen de visitas para el progenitor no custodio.

De este modo, si la patria potestad es compartida pero la guarda y custodia del menor la tiene la madre, por ejemplo, la progenitora necesitará obligatoriamente la autorización del padre del niño para cambiarle de colegio.

¿Puede un progenitor apuntar a los hijos a una actividad extraescolar sin el consentimiento del otro progenitor?

En este caso es distinto: será posible en función de cómo se haya pactado en el Plan de Parentalidad. Desde el equipo de abogados que forman el Departamento de Familia de Advocats Divorcis, tras años de experiencia en conocer y captar los intereses de los progenitores y el bien de los menores, siempre recomendamos que las actividades extraescolares, para que sean sufragadas por mitades, sean consentidas por ambos progenitores. En caso que uno de los progenitores quiera que sus hijos realicen una determinada actividad pero el otro progenitor no esté de acuerdo, aconsejamos que se establezca una cláusula en el Plan de Parentalidad a través de la que el progenitor que quiera apuntar a su hijo a una actividad pueda hacerlo, pero con la premisa de que tenga también que sufragar los gastos por sí mismo en su totalidad y que el horario de dicha actividad no afecte al régimen de guarda que tenga atribuido el otro progenitor, a fin y efecto de evitar enfrentamientos entre los progenitores por no poder disfrutar de sus hijos por estar apuntados a actividades extraescolares que ellos no querían que realizaran.

Por todo ello, con la vuelta al cole es muy importante…

… que los niños sigan con sus actividades diarias, con sus rutinas habituales, y que no les afecte el divorcio. Para ello, los progenitores tienen que estar muy concienciados de que deberán mantener el contacto y comunicación con la otra parte siempre, en todo lo que al hijo en común se refiere, o por lo menos hasta que éste sea mayor de edad.

En Advocats Divorcis velamos por el bienestar de los hijos menores de edad de padres divorciados o separados, por lo que siempre tenemos en cuenta todos los detalles para que el Plan de Parentalidad sea completo y lo más ajustado a la realidad. Además, haremos todo lo posible para que los progenitores no tengan ninguna duda sobre cómo tienen que actuar desde el momento en que se produzca el divorcio, acompañándoles durante todo el procedimiento, clarificando cualquier incertidumbre que puedan tener y llevando a cabo un sistema de mediación entre las partes, si es necesario, para intentar evitar un divorcio contencioso.

Consúltanos tu caso sin compromiso.

No hay comentarios

Escribe un comentario