La importancia de la disponibilidad horaria en la atribución de guarda y custodia

Publicamos este post a raíz de una reciente sentencia de la Audiencia Provincial de Lugo mediante la cuál se ha modificado la atribución de la custodia de los dos hijos adolescentes, de 12 y 14 años, a favor del padre, al tener éste una mayor disponibilidad horaria para estar en compañía de sus hijos.

El padre, en su momento, interpuso demanda de modificación de medidas solicitando que se le atribuyera a él la guarda y custodia de sus dos hijos, al encontrarse los mismos todas las tardes solos en el domicilio hasta que la madre volvía del trabajo. Sin embargo, el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción dictó sentencia por la que se desestimó dicha demanda, entendiendo que no se daba el requisito de modificación sustancial de las circunstancias, de manera que el padre interpuso recurso de apelación.

Elevadas las actuaciones a la Audiencia Provincial para la resolución de dicho recurso, se continuó con los trámites legalmente establecidos. Los dos menores manifestaron que se llevaban bien con sus progenitores, sin demostrar preferencia por convivir con uno o con otro, pero mostraron su preocupación porque las condiciones laborales de la madre les impedían estar con ella la mayor parte del tiempo en que no estaba en el instituto. Esta circunstancia hizo que prefirieran trasladarse a vivir con su padre, porque podrían estar más tiempo en compañía de su progenitor, con una mejor disponibilidad horaria.

El interés superior de los hijos y la custodia

En atención a lo manifestado por los menores, el juez consideró que el interés superior de los menores aconsejaba acceder al cambio de la atribución de la guarda y custodia que solicitó el padre, al entender que podrían pasar más tiempo con uno de sus progenitores.

Esta sentencia viene siendo una muestra más de la importancia que le da el juzgador al mayor interés del menor como criterio determinante para la adopción de cualquier medida que les afecte. Por eso, ante el hecho de que los menores pudieran pasar las tardes en compañía de su padre en lugar de estar solos hasta que llegara su madre, el juez consideró que, cambiando la guarda a favor de su padre, se conseguiría su mayor bienestar.

Si bien es cierto que la legislación española no ha establecido ningún criterio legal que especifique cuál es el “interés superior del menor”, dejando al juez la apreciación de su contenido, los tribunales lo han considerado como “aquella necesidad de procurar el bienestar físico y emocional de los menores y salvaguardar su interés, favoreciendo su formación y desarrollo integral”.

Asimismo, la jurisprudencia ha definido el superior interés del menor como la suma de los distintos factores que tienen que ver no solo con las circunstancias personales de los progenitores y las necesidades afectivas de los hijos, sino otras circunstancias personales, familiares, materiales, sociales y culturales que deben ser objeto de valoración para evitar en lo posible un factor de riesgo para la estabilidad de los menores.

Teniendo en cuenta las diferentes situaciones personales y familiares en las que uno puede encontrarse, resulta necesario que contemos con el asesoramiento legal de juristas especialistas en Derecho de Familia.

Por ello, desde Advocats Divorcis, te animamos a contactar con nosotros, donde recibirás el mejor asesoramiento de la mano de nuestro quipo de especialistas.

Por Mariona Arpi, abogada en Advocats Divorcis.

No hay comentarios

Escribe un comentario